NUEVA CALABRIA

LA NUEVA CALABRIA
EL BLOQUE

-- 1 --
El padre de Dante  no paraba de gritarle, su madre se le acercó para lanzarle advertencias y bofetadas mientras el joven calabrense se cubría con el antebrazo para evitarlo,  retrocedió unos pasos atrás pero se mantuvo firme con la intención de salir del departamento. Su padre caminó hacia él, Dante sintió su ferocidad, intuyó que le quería destrozar el alma a golpes, temía por su vida, había logrado preparar su maleta y dirigirse a la puerta pero su padre lo siguió para detenerlo como un muro bajo el marco. La desesperación y  la adrenalina fluyeron lo suficiente para que Dante derribara el obstáculo. A punto de escapar, volteó y vió a su madre que salió al pasillo para atestiguar la escena, cruzaron miradas de nostalgia y eso fue todo, ya no la vería jamás.

Divagaba sin saber a donde, pensando que hacer

Una nueva vida estaba frente a él, caminaba por los extensos pasillos del Bloque perdido en sus pensamientos. Avanzó hacia el sur para después subir escaleras hasta el vigésimo octavo nivel del Bloque. Después de diecinueve niveles llegó exausto pero repuesto por el aire acondicionado que se sentía en ese nivel. Sacó de su mochila una playera que había conseguido…. Dante avanzó por los corredores del Nivel 28,

por los centros comerciales y los conjuntos habitacionales de Nueva Calabria,
 todos llevando su vida normal, sin contratiempos y felices, comprando todo lo que podían, cenando hasta hartarse de mariscos y queso, llenando los carros del supermercado con meriendas, juegos y películas con historias y documentales sobre las obras de los Fundadores, muchos nadando en las piscinas o pedaleando sus lanchas en el paseo del río, como todos los días, bajo el techo de la estructura de Nueva Calabria y el aire acondicionado que los mantiene vivos, Dante no podía más que sentirse ajeno a toda esa vida de alegría y utopía, confinado a trabajar como técnico en las máquinas de enfriamiento. Él estaba ajeno a todo eso, fuera de su realidad, totalmente revolcado en un mundo que no tolera a la gente abandonada. Debía seguir avanzando, La Vigilancia sospecharía de él si lo detectaban por mucho tiempo en un sitio fijo sin compañía de sus padres. Tenía una coartada, una receta médica con permiso para salir que le ayudaría a ganar tiempo pero la posibilidad de  que lo interrogaran y  regresaran a su departamento era latente, su cuerpo se estremeció.
Se sentó en una banca del paseo del río, decidió que era momento de reflexión, sacó del fondo de su mochila una hoja de papel arrugada con garabatos por todos lados,  al desdoblarla se revélelo un mensaje que le ordenaba: 'no te rindas'.

  --- 2 ---
Dante recordó cuando escribió ese breve pero poderoso mensaje un par de años atrás en el colegio, desde su pupitre contemplando el frío pasillo al otro lado de la ventana del salón, divagando entre el dolor y la ansiedad provocadas por la idea de regresar cada día al olor fermentado de la bebida y el ruido de la tecnología absurda, el agudo tono de voz de su maestra arremetió contra sus sentidos, lo cuestionaba sin respuesta, Dante no daba cuenta de que se le acercaban para reprenderlo.
-   ¡Dante!
-   ¿Si maestra?
-   ¿Acaso no me vas a responder niño tonto?
-   ¿Responderle qué maestra?

La clase rompió en risas, algunos no pudieron contenerse ni ante la mirada fúrica de su tutora, se tapaban las bocas o se cubrían con los brazos sobre los pupitres.

-   Tu  comportamiento no es digno de alguien que merece estar aquí, -Dante la miraba sin arrepentimiento, la desesperación de la maestra no cesaba- ¿qué es eso que estás escribiendo? – ahora si tuvo la atención de Dante, arrancó una hoja y quiso guardar la libreta debajo de su pupitre para que no se le quitara pero fue demasiado tarde, cuando la maestra la tuvo en sus manos, Dante respondió con tranquilidad disimulada.-
-   No es nada, unos apuntes nada más.
-   Seguramente no son de la materia.
-   Pues si, la mayoría… algunos.

La maestra hojeó la libreta de adelante hacia atrás, convencida de que Dante no tenía ningún apunte, iba gritarle y correrlo pero su semblante cambió a medida que seguía hojeando la libreta, Dante trató de detener su curiosidad estirando el brazo para quitársela pero su maestra dio un par de pasos atrás, lo miró y le dio una orden seca y definitiva.

-        Dante Valencia, dirígete a la oficina del Principal de Colegio, en este instante.

Esperando ansioso afuera de la oficina del Principal, Dante trataba de descifrar los gestos que se asomaban a través del vidrio traslúcido, tres figuras sentenciaban su desacato. Sacó de un bolsillo la hoja con anotaciones que pudo recuperar, de otro sacó su bolígrafo y anotó el mensaje que habría de convertirse en mandato personal. Contemplando el mensaje y sus significados advirtió que lo observaban desde el otro lado del pasillo. Minerva llegó inadvertida colega de un castigo escolar, cruzó los 7 metros de cerámica pulida que los separaba para cuestionarle su presencia en el banco de los acusados.

-      ¿Qué haces aquí?
-      Nada. – respondió lo más seco posible, guardó la hoja en el bolsillo tratando de que su movimiento pasara inadvertido pero fue inútil.
-      ¿Qué es eso?
-      No es nada, déjame en paz.
-      Tu actitud deja mucho que desear.
-      No es correcto estar hostigando a los demás.
-      No te estoy hostigando, solo quiero saber qué haces aquí, solamente demuestro un poco de interés.
-      No lo hagas, es molesto.
-      ¿Es una nota suicida o algo así?
-      ¡Claro que no! ¿Cómo va a ser una nota suicida? ¡¿Qué te pasa?!
-      Está bien, está bien,  solo bromeaba cálmate.

Dante se había levantado de la banca, se alejó unos metros, miró nuevamente hacia la oficina y las sombras traslúcidas. Minerva notó su impaciencia…
-      ¿Es tu madre la que está en la oficina?
-      Si
-      ¿Es serio?
-      El Principal seguramente le está explicando a mi madre que esta será mi última nota amarilla, la próxima será roja y estaré fuera del programa.
-      ¿Y lo dices tan tranquilo?
-      No veo la necesidad de alterarme aquí en la escuela, prefiero reservar mi energía.

Minerva no estaba segura de haber comprendido, no quiso indagar más, solo había escuchado rumores sobre lo que sucedía en casa de los Valencia, tal vez para otro momento.

-        Mira, tal vez vas a creer que estoy loca, no sé, pero yo te puedo asegurar que todo va a estar mejor, algún día podremos salirnos de todo esto y estar mejor, dejaremos toda esta basura.

Los ojos de Dante lucían escépticos ante sus palabras, estaba un poco confundido pero no con demasiado interés, tenía otras preocupaciones, Minerva lo sabía pero pronto tendría toda su atención.

-        Préstame tu hoja.
Dante la miró negativamente.
-        No seas terco, la necesito para explicarte algo, es muy interesante te lo prometo.
Le entregaron el pedazo de papel a regañadientes, cuando lo tuvo en sus manos Minerva comenzó a trazar una serie de figuras rectangulares con unas líneas que los conectaban entre sí, después unos garabatos irregulares alrededor  de las figuras asemejando las costas. Dante no tenía idea de lo que le mostraban.
-        ¿Puedes decirme en dónde está tu bloque? -Él no sabía que decir, Minerva recorrió toda la hoja con su dedo índice mientras le revelaba el significado.-  Todo esto representa a la Gran Estructura y todo esto que está alrededor es el continente que abandonamos hace muchos años, estos rectángulos de aquí representaban a los bloques de departamentos y estos que están aquí, más al norte son las plantas productivas  y todo lo que funciona para que podamos sobrevivir.
Al tratar de resolver el significado, Dante concluía que no podía porque le parecía innecesario saber en dónde se ubicaba su bloque, ni y el continente era apenas un concepto apenas perceptible para él. Dante movió la cabeza de un lado a otro en negativa, Minerva trataba de no impacientarse.
-        ¿No sabes lo que es un mapa verdad?

Dante disimuló su vergüenza con una respuesta casi honesta.

-        Yo vivo en el nivel 14 del Bloque Rochild, eso es todo lo que me han enseñado y es todo lo que necesito saber. Además, todos saben que ese continente es un pedazo inservible de tierra, ¿qué importa saber lo que hay allá afuera?
Minerva detuvo la conversación con una mirada condescendiente, respondió su ignorancia con un aire de prepotencia.
-        Importa mucho. Mira, este es el Bloque Ric-4, el silo de producción más alejado de todos, está casi adentro del continente, ahí es donde yo nací…

Minerva sonrió ligeramente cómplice de sí misma, tenía un secreto que le gustaba contar a ciertas personas y que con el tiempo fue divertido para ella saber la verdad y que nadie le creía realmente.

-   Te voy a contar una historia Dante.
-   No gracias, estoy esperando, en cualquier momento me llaman.
-   No tardará.
La miró y asintió resignado encogiendo los hombros.
-   Un día trabajando comos supervisor en los silos mi padre encontró unos muros gigantescos muy viejos, de las primeras construcciones de La Calabria. Decidieron inspeccionarlos para instalar servicios en la oquedad del muro, cuando uno de los trabajadores trató de perforar, comenzó a quebrarse y se partió con furia derrumbando toda la estructura. Cuando mi padre les gritó para que salieran salir el concreto ya se había colapsado sobre algunos de sus subordinados, el resto corrió para salvarse pero el resquebrajamiento había creado una apertura con el mundo exterior…

Un ligero rechinido de la puerta detuvo la historia de Minerva , el Principal salió de la oficina para llamar al acusado. Minerva escribió algo detrás del papel que le robó a Dante y se levantó para entregárselo con un suave movimiento de la mano que se resbaló sobre su bolsillo, Dante pudo percibir el olor de su cabello y un poco de su piel, haciendo todo lo posible por resguardarlo en su memoria. Entró a la oficina del Principal, la puerta se azotó como mazo detrás de él. Fué sentenciado a una expulsión definitiva del Colegio Rochild, su destino estaba ahora en manos del Instituto Técnico de la Nueva Calabria, había perdido toda oportunidad de mejorar la clase de vida de su familia.



…  3  …

Cinco años después, …. Se preguntó cómo sería Minerva en estos días. Miró el mapa, quería saber de ella, quería encontrarla. Recordó el nombre del bloque, Ric-4, lo que no recordaba con seguridad era cuál de los cuadros dibujados era el bloque que ella presumía como su hogar, al mirarlo de nuevo se dio cuenta de que no tenía ni idea de hacia dónde dirigirse. Confundido y molesto guardó de nuevo la hoja y recostó su cabeza sobre la banca. El tiempo se le pasó y despertó hasta que un vigilante le dio unas palmadas en el hombro.

-        ¿Joven que hace tan tarde  en la rivera?
Dante estaba aturdido y tardó en darse cuenta de problema que se le venía, alcanzó a ver su móvil, la hora era inexplicable incluso para su coartada, no había negocios abiertos, la mayoría de las luces públicas estaban apagadas.
-        Enséñeme una identificación,
-        Claro oficial, debe de estar en mi maleta, en algún lado…
No tuvo tiempo para pensar y su instinto lo impulsó a correr sin dirección concreta. El vigilante sorprendido tardó en reaccionar, lo persiguió mientras pedía ayuda con su móvil.
-        Sector 34-GB, persigo a un ciudadano sospechoso sin presentar identificación huyendo hacia el norte del Bloque, necesito apoyo visual
-        Copiado, sector 34-GB… tenemos contacto visual del sospechoso, avanza por el pasillo 67 del sector…34-HB
-        Copiado operadora, no lo pierda de vista.
Dante no paró de correr, avanzaba por los largos pasillos esquivando vigilantes, se le terminaban las opciones pensó en tomar algún elevador pero eso lo llevaría directo a los vigilantes, sabía que  lo observaban y la tensión lo obligó a correr cada vez más rápido, la adrenalina fluía pero no lo mantendría corriendo para siempre.
Un asta sostenía la bandera de la Nueva Calabría cerca del barandal del pasillo por el que escapaba, sin detenerse se lanzó y logró prensarse de ella con brazos y piernas, se deslizó varios pisos hacia abajo hasta golpear que su humanidad golpeó la base del estandarte, se recuperó lento y adolorido para esconderse en un cuarto de máquinas que encontró cerca, se metió debajo de una caldera emanando vapor y dobló el cuerpo para ocultarse entre las sombras. Después de un par de horas pensó ya no lo encontrarían ahí.
Salió del cuarto de máquinas, caminó por los pasillos cauteloso y atento de las cámaras, todo estaba iluminado discretamente con lámparas ambar en el techo, apenas podría ver unos metros adelante, las paredes ya estaban despintadas, todo lucía con aspecto de descuido y al parecer las cámaras ya no eran un problema en ese lugar. Al final de algunos pasillos había escaleras que utilizó para seguir descendiendo pisos, En el sexto o séptio piso que bajó ya no encontró escaleras.  Dante deambuló por los pasillos con la lámpara de su móvil, trató de abrir las pocas puertas que había en el piso pero todas tenían seguro, no había ventanas ni forma de saber que encontraría en cada una. Se recargó sobre una pared y alumbró su maleta para inspeccionar sus provisiones . Tenía que forjarse un plan más sustentable. Subió un par de niveles para buscar algúna puerta abierta y un resguardo que le sirviera para alargar su fuga, después de una decena de intentos comenzó a desesperarse, logró tumbar una de las más desgastadas pero adentro solo había con algunos estantes vacios y llenos de polvo.  
Dante  se hundía, se dejó caer sobre el piso de aquel frío y solitario salón, indagó en sus sentimientos y se sentía hueco, pensó en la vastedad de pasillos interminables, la medida de soledad se incrementa con cada escalón que deciende la estructura, tal vez interminable, llenos de vacío. Víctima de la frustración despertó una curiosidad siniestra.
Se levantó y retomó la exploración de los niveles inferiores, llegó al punto donde se termina la luz ambar, ya no había escaleras pero si encontró algo que llamó su atención. Al final de uno de los pasillos encontró una tarjea redonda de metal con una manija. La abrió hacia afuera y descendió por unas escaleras pegadas al muro, de nuevo tuvo que utilizar la luz de su móvil, era un nivel muy pequeño, un piso vacío sin pintar y loseta de cemento, al final del cuarto había  una puerta, al abrirla se encontró con una escaleras hacia niveles inferiores…
cada uno se volvía más oscuro y más frío.

el lugar era todavía más austero que los niveles superiores  y estaba apenas iluminado por unos faros opacos en el techo, avanzó un poco y roto sobre su eje para obtener una idea periférica de lo que había en ese lugar. Se sentía más amplio y en lugar de paredes parecía haber columnas.  Alcanzó a ver una luz un poco más intensa en el extremo del lugar,
Totalmente cubierto, el techo estaba separado del suelo por unas columnas de concreto, no había muros divisorios pero si una esparcida cantidad de vehículos derruidos y olvidados... Dante supo que estaba en los niveles de la primera etapa de construcción del Bloque. Se detuvo a contemplar aquel escenario…, ya no sabía porque seguir avanzando, no tenía idea de lo que le esperaba si continuaba,
si regresaba lo condenarían a toda una vida de trabajos de última escala, si se quedaba, estaría sentenciado a un purgatorio hasta perder la razón o morir de sed.

Había otra opción
Buscar una salida del bloque para exponerse a la radiación del planeta.
Se estaba dando por vencido, casi como un suicidio

Casi sin aliento, tratando de consolar su ansiedad, Dante abrió su mochila para buscar un poco de comida, urgó hasta el fondo para encontrar algo pero lo único que había eran migajas y pedazos de papel con letras y dibujos sin sentido, uno tenía el mapa que dibujo aquella ocasión Minerva  con el mensaje en tinta que logró escribir con letra apurada y casi ilegible:
‘’No te rindas’’

El recuerdo de Minerva no solo le inspiró un breve momento de nostalgia, le daba también una guía con esperanza, un propósito que se dibujaba en ese pedazo de papel dándole un consejo breve y simple pero poderoso.

Sube para buscar aire y alimento





--- 4 ---

se le ocurre buscar a su amigo Luther

Se va hacia los silos que le cuenta minerva, con la ayuda de Luther?
Se sentía atrapado, arrinconado en una esquina perdida dentro de la gran estructura del P3CO que sentía como lo observaba desde su ínfimo resguardo como se negaba a reaccionar ante su impotencia y sus inseguridades.

sus intentos por abrirla se volvían cada vez más violentos, la desesperación le jugaba una broma psicológica con cada patada y grito que le lanzaba a esa barrera, a esa cortina de acero laminado que le negaba su intento por salir, no se daba por vencido, tomó vuelo y corrió directo para azotarse con un golpe duro que lo dejó tirado en el suelo, sentado con su espalda recargada sobre su enemigo inerte se quedó un instante con la mirada perdida en el horizonte artificial antes de comenzar a llorar como nunca antes lo había hecho en su vida, como nunca antes lo había hecho nadie en toda La Nueva Calabria.
Cuando pudo recuperar algo de su integridad, su atención se enfocaba del otro lado del pasillo de cemento pulido a cincuenta o sesenta metros de distancia donde una figura anónima parecía mirarlo con atención, era una mujer y tuvo la completa sensación de que sabía algo sobre él, comenzó a levantarse y mucho antes de lo que esperaba ella ya se encontraba frente a él con una mirada desafiante y apasionada, era de mayor edad que él, le sacaba casi una cabeza de altura y su largo cabello negro la hacía ver todavía más intimidante que se le presentaba con una autoridad sensual y abrumadora ... Dante levantó la ceja y antes de que pudiera articular alguna palabra que no lo hiciera quedar mal ante la imponente belleza de Minerva ella le soltó un golpe en el estómago tan duro que lo dobló y ya tirado en el suelo se agachó para tomarlo del pelo y obligó a levantarse, el preludio para lo que sería la primera madriza que le pusieron al adolescente calabrés.

-        Mi padre fue quien me contó todo esto, el mismo pudo ver y respirar lo que estaba allá afuera y  vivir para contarlo. Tras el colapso hubo quienes quedaron atrapados en el escombro varios metros por debajo de la plataforma de construcción, estuvieron expuestos durante varios minutos al aire del planeta, después fueron rescatados y llevados a revisión en un puesto de cuarentena pero no sufrieron ningún daño…



ARGUMENTO / RESEÑA / SINÓPSIS
Historia General
Los Fundadores, los gobernantes de la Nueva Calabria hacen creer a la población que la Gran Estructura de Bloques (GREB), una gigantesca estructura de concreto y metal mantenida por inteligencia artificial,  se hizo para proteger a la humanidad de la catástrofe natural causada por la contaminación y guerras de la civilización humana. La realidad es que si hubo deterioro y guerras pero la naturaleza y parte de la civilización se recuperó rápidamente. Los calabrenses se acostumbraron al resguardo de la Gran Estructura 5 generaciones después de que el planeta se había recuperado completamente. Por miedo a que se supiera la verdad y la humanidad quisiera salir nuevamente a poblar el planeta y destruirlo de nuevo, los Fundadores decidieron continuar con el engaño y el resguardo de l a humanidad bajo la mano dura de La Vigilancia de Nueva Calabria, la fuerza ejecutora de la ley.
Un grupo de personas, los Externistas, se dan cuenta de ese engaño al descubrir que el exterior estaba completamente libre de los gases tóxicos y del invierno nuclear que pregonaban los Fundadores. Al querer abandonar la Gran Estructura, descubrieron que no había manera de bajar a la tierra  por dentro, la única forma de salir al exterior era llegar al techo y descender desde la parte más alta de la estructura. Muchos de los externistas dedicaban su vida a recorrer la Nueva Calabria para encontrar los mejores lugares para descender, otros se dedicaban a entrenar a nuevos externistas para descender por lo menos 1,000 metros de estructura metálica y de concreto.
La primera persona en conocer el secreto de los Fundadores fue una joven mujer llamada Minerva que cinco años después de salir a lo más alto del bloque silo 3 se había formado ya una pequeña sociedad de en los techos de la GREB. Resguardados con remanentes de la estructura y viviendo para entrenar, explorar y salir de la estructura.



Historia Particular
Dante huye de su casa por el abuso y desinterés de sus padres y por tener un trabajo tedioso/tecnología absurda?. Decide escapar y usar un viejo mapa que le hizo una amiga de la escuela para buscar una nueva vida.
Andaba un poco suicida Dante cuando quiso sin importarle las consecuencias salir al exterior y asfixiarse o envenenarse.. pero su desesperación llegó cuando vio que no podía por ninguna forma salir.. estuvo viajando por un buen tiempo… hasta que encontró a MINERVA
ella le pide que regrese, sabe que la vigilancia ya lo está siguiendo, lo han observado y si se queda con ella la encontrarán también. NO SABEMOS PORQUE LA SIGUEN
Le confiesa que es Minerva la líder de los externistas.
Dante se refugia con Luther un amigo de la preparatoria, el le cuenta toda la historia de Minerva y Luther lo pone al tanto con lo que sucedió a minerva poco despúes de la expulsión de Dante, la sacaron por tener ideas de que el mundo es habitable y de que los tenían encerrados a todos.
La vigilancia averigua que Dante los puede llevar a Minerva y Los fundadores se ponen en contcto con la familia de Luther para que los ayude a encontrarlos, Luther les confiesa donde se encuentra Dante pensando en hacerle un bien ya queno quiere que muera en el exterior.
Dante decide buscar a Minerva y la policía lo sigue, Minerva lo acepta y lo lleva a La Terraza, el techo del PETRESCO, después de presentarlo son atacados por la policía de los fundadores capturando a Minerva y matando a más de la mitad de los externistas.
Dante logra escapar y decide rescatar a Minerva que se encuentra encerrada dentro de las instalaciones del edificio del Cabildo.

PERSONAJES
DANTE – protagonista – 21 años
MINERVA – co-protagonista – 20 años, externista, le enseña el mapa, se convierte en líder de los externistas

PRIMER VIGILANTE -
LUTHER – secundario – 21  años, amigo de Dante, a él le cuenta su plan de seguir el mapa.

LOS FUNDADORES

LA NUEVA CALABRIA
La Nueva Calabria no pudo darse de la noche a la mañana, tiempo atrás el Proyecto Calabria fue la generación que comenzó el concepto de ciudad-corporativa con la iniciativa de Los Tres Corporativos que buscaban crear una institución integral donde los trabajadores y los empleadores convivieran bajo un mismo esquema de vida social sin la necesidad de un estado. Comenzaron con un perfil muy bajo que costó mucho tiempo y dinero, para la segunda década del proyecto habían logrado generar la mayoría de sus propios recursos, fue durante la tercera década de trabajo y planeación que el gobierno comenzó a darse cuenta de sus intenciones y comenzaron a generarse una serie de acciones que pretendían destruir el Proyecto Calabria. Sin embargo para ese tiempo Los Tres Corporativos tenían una importante influencia sobre sus trabajadores y sobre la población en general que habían encontrado una esperanza de renovación después de que la mayoría perdió casi todo después de la guerra civil de los 40's. El Proyecto se convirtió en movimiento y ya se definía una división social entre los Institucionalistas que querían proteger al gobierno y los Corporativistas que apoyaban al proyecto de Los Tres Corporativos. La tensión social que se había creado se volvió insoportable para el gobierno y bajo órdenes del gobierno se enviaron tropas y fuerza blindada para arrestar a los directivos corporativistas y desmantelar todas sus instalaciones. El Proyecto Calabria murió con la total desaparición de sus fundadores.
Pero el mismo sistema que habían engendrado el gobierno institucionalista después de la guerra civil se impuso a favor de los corporativistas que resurgieron de las cenizas con el mismo apellido que le había dado inicio, un grupo conocido como Los Herederos tomaron de nuevo la iniciativa de sus padres y a través de negocios y estrategias lograron el objetivo. La victoria en contra de los institucionalistas y la nueva conquista territorial se dio a través del dinero y del poder, para cuando se 'destaparon' las intenciones de Los Herederos  éstos ya eran dueños del 15% del territorio de toda la nación, concentrado prácticamente todo en las costas creando una división territorial y un país independiente de facto al que llamaron La Nueva Calabria, una entidad social cuya legitimización  y gobierno se sostenían de las normas del P3CO, el Proyecto de los Tres Corporativos y sobre la desesperación de gran parte de la población que vivía con la ansiedad de un porvenir peligroso ante las constantes amenazas de guerra y problemas climáticos. Otro de los grandes proyectos que planteaba el P3CO fue la utilización total de maquinaria robótica para realizar los trabajos de campo que se requerían para mantener a sus empleados y población.


Más crónicas...

Mi foto
Cholula, Puebla, Mexico
Mercadólogo de profesión, escritor por afición.